¿Aire para respirar?

Te creíste imprescindible, aire para respirar, te creíste imprescindible y comenzaste a cambiar. Suave brisa parecía el viento que levantó del mar ligero salía, mi ardiente piel refrescó Pero... era racheado, sin aviso de rumbo cambió y sin haberme besado a otro lugar escapó Con intención de besarme cambiante y frio volvió. No pude evitar... Leer más →

Como naufrago en el mar

Te arrastra la atroz resaca, a la orilla te impide llegar cual problema que te acecha y tu mente comienza a liar. El duro oleaje te golpea haciéndote desmayar como decepcionante idea que te hace claudicar. Como el naufrago en el mar siempre hay que decidir, enfrentarse a la vida y luchar, o desistir y... Leer más →

¿Volver a coincidir?

Nuestros cuerpos volverán a tropezar, pero con casi total seguridad nuestras miradas se evitarán, de un modo frio y automático. Porque nuestras mentes habrán asumido lo que durante tanto tiempo tratarán de negar: Que por mucho que nos empeñemos nuestro amor nunca se arreglara, y que al igual que las agujas de un reloj obsoleto... Leer más →

Hasta otra

Ha pasado tiempo desde que te fuiste y sigo teniendo presente la última imagen. Tu, quieta, tan hermosa como siempre, despidiéndote de mi, en un adiós que no es hasta nunca, pero que la incertidumbre del hasta cuando lo hace tan doloroso como si lo fuera. Y yo, intentando hacer como si nada pasara, en... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑