La paz

La sombra de Katalina: Poesías

La paz no anhela nada.

La ví en un estanque que reflejaba la bondad zarca del cielo.

Las vacas entraban y salían

Y no le hizo nada.

La paz no anhela ni cosa.

La escuché en la boca de una anciana

Que contaba lo bueno de su vida.

La rodeaba guerra

Y no le cambió nada.

La paz no anhela dirección.

La ví corriendo al mar

Y se llevó mis ansias

Como si fueran salmón rosado.

Quizás regresarán.

La paz no espera nada.

La ví en la calle y andaba recta

Sobre los pies hermosos

Rumbo al zócalo a escuchar la música

De la gente que se quiere.

La paz no le toca a nadie

Sin que lo sane.

La ví en mi corazón y brindaba los mejores deseos.

El infierno no la puede tocar.

Katherine Shipp

Ver la entrada original

Descripción 3

Ojos claros, mirada inocente, sonrisa cautivadora y un increíble capacidad para romper la coraza sentimental de todo aquel que te rodea. <<<<<< Descripción 2 Descripción 4 >>>>>> Twitter: @iceopening Mis textos

Descripción 2

Iba a empezar por decir lo guapa que eres, pero el mundo ya se ha encargado de opinar sobre ese aspecto. De hecho tu físicos y tu apariencia son las únicas de tus cualidades por las que la sociedad te ha juzgado. Así que empezaré por decir lo admirable que es la actitud rebelde con... Seguir leyendo →

Descripción 1

Podría llenar cientos de páginas. Escribir miles de frases, millones de palabras y aún así no sería capaz de hacer ni un breve resumen de lo que significas para mi. Descripción 2 >>>>>>

Lágrimas de sal.

Diario de una Dama

Otra noche sin poder dormir. Las horas pasan lentamente mientras tu recuerdo ataca mis pensamientos.

Mis ojos se envidriecen mientras las lágrimas saladas comienzan a descender por mi rostro.

Tu recuerdo vuelve a golpear mi cabeza y se instala en mi corazón.

La noche seguirá su curso. Mientras yo seguiré llorando hasta que mis ojos se sequen, hasta que mi cuerpo se deshidrate y no sea capaz de seguir emergiendo lágrimas de sal.

By: Ana Carranza.

Ver la entrada original

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑