Lágrimas de sal.

Diario de una Dama

Otra noche sin poder dormir. Las horas pasan lentamente mientras tu recuerdo ataca mis pensamientos.

Mis ojos se envidriecen mientras las lágrimas saladas comienzan a descender por mi rostro.

Tu recuerdo vuelve a golpear mi cabeza y se instala en mi corazón.

La noche seguirá su curso. Mientras yo seguiré llorando hasta que mis ojos se sequen, hasta que mi cuerpo se deshidrate y no sea capaz de seguir emergiendo lágrimas de sal.

By: Ana Carranza.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: