Tiempo y Vida

La corriente del río pasa veloz y vertiginosa sobre la estática y fría roca mientras la acaricia suavemente, como lo hace el tiempo sobre los recuerdos a los que te aferras.
Permaneces atónito. Aturdido y sin apenas inmutarte lo ves pasar. Asumes que jamás podrás ni pararlo, ni retroceder contra corriente. Y cometes así el error de dejar pasar también toda la vida que el arroyo lleva consigo.
Suéltate. Deja de agarrarte a la resignación y fluye por esa intensa corriente disfrutando de cada pequeño detalle que te brinda y de cada dispar lugar al que te hará llegar.
Deléitate. Observa a los animales vivir sin las ataduras del estrés y a la diversa naturaleza resistir ante el todopoderoso y fingido mundo artificial… y aprende.
Lucha contra los reveses del destino cuando las aguas se revuelvan y relájate en los tranquilos remansos de paz. Sufre en los momentos agónicos cuando estés con el agua al cuello y respira aliviado y lleno de orgullo cuando consigas superarlos y salir a flote.
Enamórate. Del sol y de la luna. De la luz y de la oscuridad. De todas esas cosas tan diferentes y a la vez tan parecidas en su belleza.
Deja pasar el tiempo, pero mientras pasa, escucha, mira, toca, aprende, sufre, lucha, enamórate… VIVE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: