Revolución hepática

Honda, desalentadora caverna abismal.
Oscura guarida de duro pesar, amargura inservible.
Profundo y aterrador agujero social,
negro camino hacia nulo pensar, depresión insondable.

Tan remotos y tan cercanos precipicios,
tan arcaicos y presente prejuicios.

Apreciación, ¿aceptación?

Hastío, notable enfado irritante.
Libre revuelta alumbra el paisaje, notable osadía.
Furia, ansioso cabreo.
Un colorido trayecto hacia el cambio, valiosa euforia.

Tan sencilla y tan compleja transformación,
tan veloz y lenta evolución.

Apreciación, ¡revolución!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: