Alegría, desconcierto y liberación

 

Un pensamiento arraiga en mi mente y en ella provoca emoción.

 

No es la exaltación entusiasta del niño que conoce a su ídolo, sino el tenue agrado de quien reconoce en su interior algo que desconocía, acompañado de la incertidumbre de no saber ni como, ni para que utilizar dicho descubrimiento.

 

La duda rebaja la satisfacción pero la curiosidad es hoy más poderosa que la duda. El interés por descifrar los recovecos ocultos del sentimiento descubierto rompe las barreras de la vacilación y otorga libertad a la mente para sumergirse libre en la inmensidad del pensamiento y la profundidad del sentimiento.

 

Brotan las ganas de comenzar algo nuevo y se levantan las persianas del deseo dejando que la claridad de la luz atraviese la transparencia de los cristales y aleje la opacidad del temor de la semilla germinada.

 

Da comienzo un viaje interesante, sin brújula, sin mapa, sin reloj, sin miedos.

 

3 comentarios sobre “Alegría, desconcierto y liberación

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: